Profesionalidad

experiencia

y

vocación

Antención

On line y personalizada

Resultados

Tus logros

Todos nosotros estamos cargados de erotismo y sensualidad. Hombres y mujeres, desde niños sentimos placer al tocarnos e incluso sólo con un simple roce, los escalofríos de satisfacción, pueden recorrer toda nuestra columna vertebral.

 

Durante la adolescencia es cuando más exploramos nuestro cuerpo, buscando y encontrando puntos de placer que justo el día anterior no estaban. Y es que, las hormonas hablaban por nosotros entonces y todo era más sencillo. No nos planteábamos si teníamos tiempo para dedicárselo al sexo. El sexo buscaba su propio tiempo. Y nosotros sucumbíamos a él.

Cuando el tiempo va pasando, las obligaciones nos sumen en una bonita montaña rusa de idas y venidas a lo largo del día que dejan de poco a nada de tiempo a nuestros juegos onanistas.

Sin embrago, hay que ser un poco egoístas y aunque sea mientras ves la televisión o lees un libro,so mientras esperas a que hierva el caldo o se cargue ese programa tan lento, -¡tócate!-

Disfruta del placer de sentir las yemas de tus dedos sobre tu clítoris o en tu glande, por encima o por debajo de la ropa, pellízcate con disimulo un pezón mientras mantienes una reunión aburrida, lleva tu mano por detrás de tu nuca, acariciándola con suavidad…

 

Juega a ser de nuevo un adolescente, con la sapiencia de un adulto. Disfruta en un teatro o en un cine con tu pareja, tocándoos los dos. No tenéis que llegar al orgasmo si no os apetece, sólo gozad de ese momento de placer intenso y especial.

Las mujeres saben muy bien cómo proporcionarse un orgasmo sin necesidad alguna de tocarse.

Con unas pequeñas contracciones del músculo pubococcígeo mientras están sentadas en su mesa de despacho, pueden alcanzar el éxtasis sin ningún problema. ¡Y sin dejar de trabajar!

 

Tocarse con calma, disfrutar de ti misma/o te dará una nueva visión de aquello que puede gustarte más en tus relaciones de pareja. No te rindas a la desidia del -no me apetece-, antepón tu placer a tu cansancio, tu placer a terminar un informe, tu placer a ordenar la cocina.

Los nuevos juguetes eróticos tanto para hombres como para mujeres, nos lo ponen sencillo y resultan muy divertidos si se comparten.

 

La próxima vez que dudes, por favor…¡Tócate!

 

Conxa Borrell

Terapeuta Sexual