Profesionalidad

experiencia

y

vocación

Antención

On line y personalizada

Resultados

Tus logros

Trabajar como Terapeuta Sexual para Mujeres es todo un reto. Algo que, se ha ido convirtiendo en  los últimos años, en una prioridad. Realmente, cuesta imaginar lo mucho que desconocen su cuerpo las mujeres.

Lo poco que saben gozar de él, ya no en compañía. Ni siquiera solas, quieren experimentar. El temor al fracaso, les puede frente al propio placer. Alcanzar un orgasmo, es para algunas mujeres, todo un reto. Algo que -piensan- sólo les sucede a otras, pero que a ellas, les es negado. 

Hemos caído en un sociedad de Titulitis Aguda en la que hasta para respirar precisamos de un manual, pero donde NADIE nos enseña a practicar sexo. ¿Acaso suponemos que SEXO es eso que algunxs aún llaman “hacer uso del matrimonio”, o acaso esperar que un pene erecto encuentre un agujero más o menos húmedo?

El SEXO es diversión y ocio. Es poner en marcha todo un mecanismo de engranaje que va desde el coqueteo hasta las ganas de devorar a tu pareja y que ella esté a tu altura.

Pero ¿de qué altura estamos hablando, cuándo no sabemos ni nosotras mismas en qué piso nos encontramos? ¿Cómo vamos a poder decirle a nuestra(s) pareja(s) lo qué pretendemos de ellas, si no sabemos guiarles por nuestro cuerpo? ¿En qué condiciones podemos decirles que nos hagan una buena comida, si no hemos reparado antes, en las zonas más sensibles de nuestro coño?

Al igual que nadie nos enseña a besar y aprendemos a base de dar y recibir besos, hacer sexo, hacer buen sexo, se aprende haciéndolo. Pero sin miedos, sin aspavientos, por placer y no porque toca. No temas a aprender cosas nuevas, ni temas a probar nuevas posturas o a jugar en distintos lugares.

Pero jamás te olvides de reclamar TU CUOTA DE PLACER.

 

Conxa Borrell