Profesionalidad

experiencia

y

vocación

Antención

On line y personalizada

Resultados

Tus logros

-No cariño, hoy no me apetece…

-Esta noche no, cielo…

-uuhhmmm…estoy rendido/a, mañana lo intentamos ¿vale?

Seguro que te ha pasado alguna vez, ir a buscar a tu pareja para “jugar” un ratito y  te encuentras ante una negativa. No pasa nada porque, no a todo el mundo le apetece a la misma vez.

Pero cuando la negativa es reiterada, lo más probable es que te sientas rechazado. No importa si eres hombre o mujer, la primera sensación tras un frecuente negación a tener relaciones sexuales contigo, será de repudio.

Hay una tendencia a creer que, son siempre las mujeres quienes más esquivas se muestran a la hora de jugar a hacer sexo, aunque también los hombres suelen hacerlo. La causa más frecuente es el estrés, seguido de la apatía que provoca la monotonía y/ó algún tipo de disfunción eréctil que le hará dudar de su propia virilidad.

Nos preocupamos mucho por nuestro trabajo, nuestra economía, nuestra imagen, nuestros  hijos; sin embargo, muchas veces tendemos a descuidar a nuestra pareja y con ella, sin darnos cuenta, lo hacemos también con nuestra propia sexualidad. Porque, cuando nos acostumbramos a no tener sexo, perdemos las ganas de volver a jugar con asiduidad.

Las causas en las mujeres son distintas en algunos casos de las de los hombres, puede que se sientan menos atractivas tras uno o varios partos, temen haber engordado y no resultar atractivas a sus parejas, la imagen es algo que, a las mujeres, les pesa mucho.

 

 

Y sobre todo, algo que a ellos no parece afectarles en demasía, las mujeres se llevan sus problemas del día a día a la cama. Ellos entienden que el sexo es más importante que el resto de las cosas y lo prevalecen por encima de casi todo.

Por ello, tal vez, ellas tienden a posponer los juegos sexuales porque deben planchar la colada o porque se disgustaron porque su pareja se olvidó de traer leche del supermercado.

¿Una pareja marchará estupendamente si su vida sexual es rica, imaginativa y vital?

Sin duda, será un puntal importantísimo para su vida en pareja.

Compartir fantasías, hablar durante los juegos sexuales, innovar…de todo ello hablaremos más adelante.

 

Conxa Borrell

Terapeuta Sexual